silentebrisaounmarviolento


El mayor legado de un ser humano: su familia
diciembre 22, 2011, 12:11 am
Filed under: Cultura y Cristianismo, Educación | Etiquetas: , ,

Jonathan Edwards fue un ilustre teólogo que vivió de 1703 a 1758; Fue un predicador con una inteligencia excepcional, pero con una humildad todavía mayor. Su labor intensa y su devoción a Cristo generó una serie de Avivamientos en Escocia, Estados Unidos y otras locaciones; fue enérgico defensor de los indígenas que eran atropellados por los “blancos” y tuvo además que sufrir férrea oposición por parte de sus contemporáneos debido a la importancia que él le dio a las emociones humanas y cómo éstas representaban o evidenciaban muchas veces la obra del Espíritu de Dios, aunque claramente entendía que habían personas que podían “exagerar” o fingir dichas emociones para hacer creer que tenían una “experiencia espiritual”.
“Muchas personas piadosas en esta y en otras épocas, se han expuesto a sí mismas a terribles engaños por el hecho de dar demasiado peso a sus impulsos e impresiones como si fueran revelaciones inmediatas de Dios, profecías del futuro o instrucciones para dirigirles en lo que van a hacer o a dónde van a ir.” Trabajos de Jonathan Edwards volumen 2.

Su enfoque equilibrado sobre las Escrituras y las manifestaciones emocionales humanas, constituyeron un punto teológico de gran conflicto y fue víctima de muchas contrariedades por parte de las iglesias tradicionales u ortodoxas, además de destituciones. No obstante, su gran legado fue su familia. Edwards, a pesar del intenso amor por las misiones, por la predicación y el estudio bíblico dejó un profundo legado de su vida y testimonio en su familia, corroboré los datos de éste artículo y son certeros. Pero no me extraña de ninguna manera, pues Edwards, a diferencia de nuestros teólogos fundamentales actuales, no reprimió sus sentimientos de forma alguna, fue vulnerable y sencillo, pero también se diferencia de muchos religiosos carismáticos actuales, en que tampoco los fingió.

Cristo en la Escritura tampoco se muestra estoico, ni actuando como un robot. Jesús lloró, Jesús se airó y sacó a latigazos a los vendedores del templo, Jesús se conmovió al ver a las personas perdidas como ovejas sin pastor, Jesús fue honesto al reconocer que tenía sed y hambre, Jesús se asombró de la fe de la mujer sirofenicia y de un centurión romano, Jesús dió cariño a unos niños que le llevaron para que los bendijera, sin embargo Jesús mostró templanza cuando lo ultrajaron los soldados romanos. Si Jesús actuó de ésta foma, manifestando sus sentimientos y emociones libremente, sin pensar “qué dirán de mí”, entonces, ¿porqué enseñamos desde los púlpitos que las emociones no pueden ser parte de la adoración colectiva y de nuestra vida cotidiana? Cuántos matrimonios, cuántos hijos, cuántas madres han sido víctimas y han vivido con hambre de amor y ternura por enseñar éste tipo de doctrinas. Cuánta adoración genuina, cuántos hermanos se han cohibido de alabar de lo profundo de su alma al Señor por alguna bendición recibida, pero  ha sido acallada para evitar la crítica mordaz de los hermanos de la iglesia…  (leamos Salmos, veremos quejas a Dios, veremos júbilo, veremos dolor y abatimiento, veremos corazones avergonzados, veremos súplicas, veremos hasta altivez por parte de algunos que se creían justos, veremos promesas de hombres a Dios, veremos aplausos, alegría, gozo y esperanza. Un amplio espectro de todas las emociones).

Pero por la otra parte, cuántas familias han sido destruidas por el activismo religioso de sus padres, que viven en mil actividades pero pasan muy poco tiempo con sus familias. Cuántos hijos han abandonado la fe y la esperanza en Cristo al observar que el fervor de sus familiares sólo se muestra en la iglesia y no en el hogar. Cuántas personas no quieren saber del evangelio porque han visto “una fe fingida”, manifestaciones “espirituales” que sólo han sido un espectáculo eclesiástico. Cuántas personas irán al infierno sin saber de Cristo y de su glorioso evangelio a causa de la doble moralidad, de la hipocresía de nosotros los “cristianos”.  (Por cierto, “Cristiano” significa como Cristo: 1 Juan 2:6 dice: “El que dice que le conoce debe andar como él anduvo”, es decir debe vivir, actuar, hablar, pensar como Jesús vivió). Hoy es un buen día para cambiar.

Hoy es un buen día para decidir hacer devocionales familiares, hoy es un buen día para decidir invitar a una pizza y conversar a nuestros hijos adolescentes y sus inquietudes sobre la vida y la sexualidad. Hoy es un buen día para comprarle flores a su esposa y decirle lo hermosa que es. Hoy es un buen día para darle un abrazo a su padre y dejar de un lado los conflictos. Hoy es un buen día para arrodillarse y llorar ante Dios por toda la misericordia recibida. Hoy es un buen día para hacerle un poema de amor a mi esposo y reconocer su duro trabajo y esfuerzo para mantener a la familia. “¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma?” preguntaba Jesús; extrapolando el versículo bíblico a otros contextos, yo diría: “De qué le sirve a” (ponga su nombre)… ganar reconocimiento social, su empresa, mil almas, mucho éxito, ganar mucho dinero, comprar muchos vehículos y casas, de qué le sirve tener la mejor decoración y las mejores joyas, “si pierde a su” familia… a su esposo… a sus hijos… No hay dinero  en el mundo, ni éxito que pueda compensar ver una vida hecha pedazos, hay empresarios que darían todos sus bienes por recobrar a un hijo drogadicto, por la revivir a un hijo que se ha suicidado, Por un hijo que se ha declarado ateo y aborrece la fe; por rescatar a un hijo promiscuo o que ha optado por una vida homosexual.  Invirtamos en nuestra familia hoy.

El mejor legado que le puede dar a su hijo, esposa(o), amigo es haber pasado tiempo con él y que ese tiempo fuera deleitoso. Hace varios años, mientras pertenecía a una iglesia muy activa, me percaté de que descuidé mi relación con mis hermanas y mi padre. Tomé serias decisiones al respecto, hoy no me arrepiento, he sido bendecida por la vida de cada una de ellos, los conozco más y los amo más que hace una década. Decidí tomar más tiempo con mi esposo, no con trabajo, no con iglesia, no con Universidad y que este tiempo fuera especial para ambos… no me arrepiento en absoluto. Dios ha renovado nuestro amor como pareja, además me ha ido mejor en las otras áreas de mi vida…Esto ha implicado renuncias y sacrificios, pero sé que mi familia es mi prioridad. Cuando me presente  ante el Señor, Él me preguntará por mi familia, por la herencia que Él me dio (“herencia de Jehová son los hijos”…”El que halla esposa halla la benevolencia de Jehová”…”Ama a tu esposa como Cristo amó a la iglesia”… Antes que Dios hiciera la iglesia, en el Edén, Dios puso al Matrimonio, y luego a los hijos. Hoy es un buen día para empezar a vivir como un ser humano libre y agradecido. Jesús vivió así.

Artículo: La influencia de Jonathan Edward

publicado en:  www.renuevodeplenitud.com   julio 6 del  2010

Si usted tiene una familia, quiero alentarle a ponerla en primer lugar en su liderazgo.
No hay legado comparable con la influencia positiva que un líder ejerce sobre su familia.
Un ejemplo maravilloso de este tipo de influencia lo vemos en los primeros años de la historia de los Estados Unidos. Jonathan Edwards, famoso predicador del siglo dieciocho, y su esposa, Sara, dejaron un legado increíble basado en su influencia. Entre sus descendientes se cuentan:
  • Trece presidentes de universidades
  • Sesenta y cinco profesores universitarios
  • Cien abogados, incluyendo el decano de una facultad de derecho
  • Treinta jueces
  • Sesenta y seis médicos, incluyendo el decano de una escuela de medicina
  • Ochenta funcionarios públicos en cargos de influencia, entre ellos: tres senadores federales, tres alcaldes de ciudades importantes, tres gobernadores, un vicepresidente de los Estados Unidos y un director del Tesoro de los Estados Unidos.
    Si quiere impactar su comunidad, su país o su mundo, el punto de partida es su hogar.
    Maxwell, J. C. (2001; 2003). Los 21 minutos más poderosos en el día de un líder. Thomas Nelson, Inc.
    No le de la espalda a su hogar por darle la cara a sus negocios, empresas o Iglesia. La familia seguirá contigo el resto de la vida, los demás son temporales.
    Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra. Genésis 12:3
    Y decidle así: Sea paz a ti, y paz a tu familia, y paz a todo cuanto tienes. 1 Samuel 25:6

 

 

 


4 comentarios so far
Deja un comentario

Good blog you’ve got here.. It’s difficult to find high-quality
writing like yours these days. I really appreciate individuals like you!
Take care!!

Comentario por exchange money

Thanks. God Bless you!

Comentario por silentebrisaounmarviolento

Normally I do not read article on blogs, however I wish to say that this write-up very
forced me to take a look at and do it! Your writing taste has been amazed me.
Thank you, very nice post.

Comentario por http://www.sg-pegasus.de/korfball/tabellen

It’s the best time to make some plans for the future and it’s time to be happy.

I’ve read this post and if I could I wish to suggest you few interesting things or suggestions. Maybe you could write next articles referring to this article. I want to read more things about it!

Comentario por pure raspberry ketone extract




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: