silentebrisaounmarviolento


Dos hombres, una decisión.
octubre 18, 2010, 1:54 am
Filed under: Redención, Uncategorized

Lucas 19

Jesús y Zaqueo

1 Habiendo entrado Jesús en Jericó, iba pasando por la ciudad.
 2 Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico,
 3 procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura.
 4 Y corriendo delante, subió a un árbol sicómoro para verle; porque había de pasar por allí.
 5 Cuando Jesús llegó a aquel lugar, mirando hacia arriba, le vio, y le dijo: Zaqueo, date prisa, desciende, porque hoy es necesario que pose yo en tu casa.
 6 Entonces él descendió aprisa, y le recibió gozoso.
 7 Al ver esto, todos murmuraban, diciendo que había entrado a posar con un hombre pecador.
 8 Entonces Zaqueo, puesto en pie, dijo al Señor: He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy a los pobres; y si en algo he defraudado a alguno, se lo devuelvo cuadruplicado.
 9 Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham.
 10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar y a salvar lo que se había perdido.

Jesús le preguntó acerca de su pasado?  En ningún momento, este pequeño hombre reconoció públicamente sus faltas porque entendió quien le había pedido que lo hospedara en su casa.
Jesús le pidió que diera sus riquezas a los pobres como pago o restitución por su falta?  Nunca, Jesús sólo le dijo que iría a dormir a su hogar-

Querida, a cada momento Dios le hace la misma propuesta a tí: “___________” (tu nombre), baja del árbol que hoy quiero quedarme en tu casa (en su vida permanentemente) pero aún Jesús está esperando la respuesta definitiva.

Un capítulo anterior, en Lucas 18 ocurrió una escena similar con otra persona  conocedora del Torá, rica y judía al igual que Zaqueo a la cual Jesús también lo invitó a seguirle, pero la reacción fue muy distinta.
 

El joven rico
Lucas 18

18 Un hombre principal le preguntó, diciendo: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna?
 19 Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo Dios.
    20 Los mandamientos sabes: No adulterarás; no matarás; no hurtarás; no dirás falso testimonio; honra a tu padre y a tu madre.
    21 Él dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud.
    22 Jesús, oyendo esto, le dijo: Aún te falta una cosa: vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme.
    23 Entonces él, oyendo esto, se puso muy triste, porque era muy rico.
 24 Al ver Jesús que se había entristecido mucho, dijo: !!Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!
 25 Porque es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios.
 26 Y los que oyeron esto dijeron: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?
 27 Él les dijo: Lo que es imposible para los hombres, es posible para Dios.
 28 Entonces Pedro dijo: He aquí, nosotros hemos dejado nuestras posesiones y te hemos seguido.
 29 Y él les dijo: De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios,
 30 que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna.

A uno le produjo gozo, a otro profunda tristeza. Seguir a Dios tiene un precio, es verdad, pero comparado con lo que Él da, todo lo que uno ha dejado es nada.

mami, tu eres una mujer valiosa e inteligente, ya sabemos las similitudes, ahora trate de hallar la diferencia entre estos dos hombres.

Cómo se consideraban a ellos mismos? Cuál era su autoimagen?

Zaqueo delante de toda la gente se declaró Ladrón,  ” Si a alguno he robado, le devolveré el cuádruple”, en una palabra, se confesó Pecador

Y el otro joven, cómo se consideraba?  Bueno, yo siento respeto por este caballero, se le preguntó acerca de los mandamientos y el contestó de una forma que pocos de nosotros podríamos: (de hecho, yo con toda franqueza jamás hubiera podido decir algo así y eso que he tratado con todo empeño desde mi adolescencia obedecer a Dios) 21 Él dijo: Todo esto lo he guardado desde mi juventud.  En un Palabra, se creía una persona muy buena y quizás lo era.

Pero no iremos al cielo por ser personas buenas nada más.

Dios es luz

5 Este es el mensaje que hemos oído de él, y os anunciamos: Dios es luz, y no hay ningunas tinieblas en él.
 6 Si decimos que tenemos comunión con él, y andamos en tinieblas, mentimos, y no practicamos la verdad;
 7 pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.
    8 Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros.
 9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
    10 Si decimos que no hemos pecado, le hacemos a él mentiroso, y su palabra no está en nosotros.

Esa palabra nos cuesta mucho adjudicarnosla, pero si, somos pecadores.

y por si acaso tuvieramos duda Leamos lo siguiente:

Santiago 2
    10 Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.
 11 Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley.
 12 Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad.

Querida, sólo podemos decirle a Jesús, “Ven a dormir a mi hogar”, “Ven y vive en mi”, cuando nos confesamos Pecadores.

Qué hombre sano necesita doctor? Ninguno
Qué hombre limpio necesita limpiarse? Ninguno

Y Jesús a esos vino a buscar a los pecadores, a los enfermos y a los que pueden reconocer humildemente que son sucios, que sus vidas no están a la altura de lo que Él nos ha pedido en la Biblia.
Ninguno de nosotros lo logrará a plenitud, pero él ve el esfuerzo que hacemos por no pecar y se agrada. Soy pecadora, pero arrepentida y por dicho arrepentimiento Jesús me limpió (y aún me limpia) de mi maldad, sé con plena certeza que iré al Cielo, no porque lo merezca, sino porque Jesús murió por mi y al igual que el agradecido Zaqueo, cambió mi vida para siempre.

Querida, perdón si te enfadas, pero los días se nos acaban, no sabemos en que momento hemos de partir, Entréguese a Cristo.

No pretendo que me responda, pero si que medite.
Dios te bendiga mucho.

 


Dejar un comentario so far
Deja un comentario



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s



A %d blogueros les gusta esto: